Zona de cría

 

 

 Zona de cria

Todo sobre la reproducción de las tortugas: cópula, puesta, incubación, nacimiento y mantenimiento de las crias.

*Como determinar el sexo de tu tortuga  

*La saxualidad de tu tortuga depende de la temperatura.

*Incubacion artificial de huevos de tortuga. 

*Nacimiento y mantenimiento de las tortugas.


Incubación artificial de los huevos de tortuga

En este artículo les explicaremos cómo lo puedes hacer para incubar los huevos de tortuga de forma artificial y conseguir de esta forma el nacimiento de tortugas de cualquier especie.


 

Puesta de huevos


Sin duda la situación óptima sería la de encontrar la hembra realizando la puesta, ya que de esta forma podremos retirar los huevos en el mismo momento y evitar posibles daños a los embriones. En este caso deberemos desenterrar la puesta (una vez la hembra haya dado por finalizado el proceso de puesta), marcar la parte superior de cada huevo para poder mantenerlos siempre en la misma posición (es muy importante evitar rotaciones, puesto que podría morir el embrión) y los trasladaremos a la incubadora preparada para este fin.
La incubadora deberá llevar por lo menos una semana conectada, para conseguir una temperatura y humedad lo más estables posible.
Observaras que los huevos de cada especie serán distintos, tanto en su tamaño, como en su dureza como en su forma (algunos son casi completamente esféricos mientras que los de muchas especies son más elípticos), de la misma forma que cada especie realiza puestas más o menos numerosas.

 

 

 

 

Elementos a tener en cuenta a la hora de incubar los huevos


Deberemos depositar todos los huevos medio enterrados en uno o más recipientes con vermiculita o perlita humedecida. Estos recipientes se ubicarán posteriormente dentro de la incubadora, por lo que su tamaño debe ser el adecuado según el tipo de incubadora que utilicemos.

Parámetros de incubación:
- Temperatura: Para conseguir el nacimiento del mayor número de ejemplares posible deberemos tener en cuenta que será necesario mantener una temperatura adecuada y lo más estable posible. Cada especie requiere un rango de temperaturas, por lo que les recomendamos visitar las distintas fichas donde aparece la temperatura de incubación más adecuada. En algunas especies se recomienda un descenso nocturno de la temperatura (como en
 Malacochersus tornieri) y otras especies pueden requerir un pequeño periodo de diapausa (para en el desarrollo embrionario), pero generalmente lo más adecuado será una temperatura constante durante toda la incubación. 
Hay que tener en cuenta también que en la mayoría de especies la temperatura de incubación determinará el sexo de las futuras crías
. Una temperatura excesiva puede provocar también algunas deformaciones del caparazón, como las 
placas divididas o múltiples.
La temperatura exterior puede afectar a la temperatura de la incubadora, por lo que recomendamos ubicarla en algún lugar de la casa con temperaturas más o menos constantes a lo largo del año. No se debe situar cerca de ninguna ventana, ya que los rayos del sol podrían subir la temperatura de la incubadora.

- Humedad: Es el segundo parámetro más importante después de la temperatura. Para conseguir una humedad aceptable (deberemos informarnos de cuál es la más adecuada para cada especie) será importante conectar la incubadora una o dos semanas antes de colocar los huevos, ya que al principio suele haber un pico en el nivel de humedad. Para conseguir una humedad media (como la necesaria para el género Testudo) probablemente será suficiente con la humedad que se desprende de la vermiculita húmeda. Para niveles más elevados de humedad deberemos ubicar en la incubadora algún pequeño recipiente con un poco de agua, o podremos humedecer una esponja de forma periódica.

- Otros parámetros a tener en cuenta: La ventilación es también importante para conseguir un buen desarrollo de los embriones (podrían llegar a morir por falta de oxígeno), por lo que recomendamos abrir la incubadora cada 1-2 días durante un momento (no es necesario que permanezca abierta más de medio minuto).
La iluminación en principio no influye en el desarrollo de los huevos, pero se recomienda de todas formas mantener la incubadora en una zona de penumbra o incluso totalmente oscura.

Para controlar en todo caso la temperatura y humedad será imprescindible tener en la incubadora un termómetro y un higrómetro fiables. Cada día deberemos controlar estos parámetros para asegurarnos de que permanezcan constantes.

Otra recomendación importante es marcar la parte superior de los huevos, de forma que veamos en todo momento cuál era la posición en que quedaron después de la puesta. Esto evitará posibles rotaciones que provocarían la muerte del embrión.
Deberemos también anotar en una hoja o en un documento de Word o Excel la fecha de puesta y la hembra que realizó la puesta, con el fin de poder comprobar el tiempo de incubación y conocer los ascendentes de cada cría.

Durante la incubación podremos comprobar el desarrollo de los huevos mediante alguna pequeña linterna. Dejaremos la habitación totalmente oscura y, con cuidado de no rotar el huevo, pondremos la linterna pegada al huevo. Veremos el desarrollo del embrión o pequeñas venas, lo que indican que está fecundado. En cuanto veamos que el huevo es totalmente opaco significará que la cría está ya totalmente formada y quedan pocos días para que nazca.
En muchos casos los huevos fecundados en los primeros días de incubación presentan una pequeña banda más oscura en la parte central del huevo.

Eclosión de los huevos y primeros cuidados de las crías


Pasado el periodo de incubación, las crías empezarán a romper el huevo, ayudándose de una pequeña protuberancia ubicada entre la mandíbula y las fosas nasales llamada generalmente "diente de huevo" (que al cabo de pocos días desaparece). Pueden tardar varias horas en conseguir romper el huevo completamente y salir del cascarón. Es importante dejar que las tortugas acaben de salir por si mismas, por lo que deberemos intervenir únicamente cuando veamos que no son capaces de romper la totalidad del huevo.
Observaremos que cuando acaban de nacer tienen aún la forma del huevo:
 
- En tortugas que nacen de huevos más bien redondos la cría está "doblada" hacia delante sobre su cintura.
- En tortugas que nacen de huevos muy elípticos las crías están dobladas sobre su eje central, por lo que ambos lados del caparazón estás doblados hacia abajo.
En ambos casos a las pocas horas observaremos ya como van tomando su forma habitual, llegando a tener la forma normal en unos pocos días.

Cuando nacen las crías tienen aún restos de saco vitelino. Deberemos alojarlas en un recipiente con un poco de papel de cocina húmedo con Betadine, para desinfectar el "ombligo". Cada día deberemos cambiar este substrato, para mantenerlo lo más limpio posible. Este recipiente debe estar caldeado, a unos 26-28 ºC (muchos aficionados lo ubican de nuevo dentro de la incubadora), ya que un cambio brusco de temperatura sería perjudicial.
Una vez hayan absorbido totalmente el saco vitelino y haya cicatrizado su "ombligo" podremos pasarlas a sus instalaciones de crecimiento:
- Para tortugas terrestres podremos construir un pequeño terrario como el recomendado para cada especie
- Para tortugas de hábitos más bien acuáticos podremos ubicarlas en un acuario con un calentador, con unos pocos centímetros de profundidad. A medida que las crías se adapten a este medio iremos aumentando las profundidad de agua (en un mes deberán tener la profundidad habitual).
Deberemos leer la ficha de cada especie para conocer bien como deben ser sus instalaciones.

Habitualmente durante la primera semana ya empezarán a comer. Deberemos ir controlando lo que comen y su actividad, para asegurarnos que su estado de salud es bueno.


 

 


¿Que sección te gusta mas?
Inicio
Accesorios
Zona de cria
Identifica a tu tortuga

(Mostrar resultados)


Publicidad
 
Novedades
 
 
Hoy habia 3 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=